sábado, 19 de agosto de 2017

COLOCUCIÓN


Colocución o coloquio



     En el DLE hallamos los vocablos de origen latino colocutor y coloquio, pero no colocución, que significa ‘conversación, diálogo’ y que tuvo algo de uso en la época clásica.

     Así, Pedro Aznar Cardona la emplea en su obra Expulsión justificada de los moriscos españoles [1612]:

     <<… de unión amigable, de comunicación de poderíos, de amistades íntimas, de verdadera fidelidad, de correspondencias amorosas, de colocución más ordinaria, de visitas más frecuentes, de paces más asentadas…>> (página 152).

     También la emplea varias veces el jurista Nicolás Fernández de Castro en su Portugal convencida [1648]:

    <<Quieren calificar estos sueños por divinos y beatificar la ley de Lamego, como la interpretan, con la maravillosa aparición y colocución del crucifijo a su primer rey, don Alonso; y, por si en esta se pusiere duda, canonizarla con una profecía…>> (página 500).

     <<No dejan estos efetos en los corazones puros las visitas y colocuciones de Dios>> (página 599).


     Hoy día apenas se oye.



                                                                                Fuentes:


NTLLE de la RAE (fecha de consulta: 19 de agosto de 2017).

Libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: la misma).




martes, 15 de agosto de 2017

CRÉPITO


crepitación o crépito



     Según la Academia, al verbo crepitar le corresponde el sustantivo crepitación.

     No hallamos en el DLE crépito (del latín crepitus -us), a pesar de que se oye a veces –sobre todo, en América- y de que tuvo también uso en la época clásica, como prueban las citas siguientes:

     <<… aquel estallido y ruido y estruendo se llama crépito; y, por ser los ya viejos muy quejillosos y gruñidores –que con sus necesidades y descontentos andan voceando-, son llamados decrépitos…>> (Juan de Pineda, Diálogos familiares de agricultura cristiana [1589], página 80 vuelta, columna 2).

     <<Plinio dice que era uno como crépito o estallido…>> (José Antonio González de Salas, Nueva idea de la tragedia antigua [1633], página 178).



     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: 14 y 15 de agosto de 2017).


jueves, 10 de agosto de 2017

DESFOGACIÓN


Desfogue o desfogación.


     En el DLE hallamos el sustantivo desfogue, pero no desfogación –que tiene cierto uso en América-.

     Es vocablo castizo, nacido en la época clásica, como prueban las siguientes citas:

     <<… y que la vida eterna consiste en el uso de las cosas naturales en perfección como en la desfogación de el apetito…>> (Francisco de Olivares Murillo, traducción de La vida de los monarcas otomanos, de Giovanni Sagredo [1684], página 3, columna 1).

     <<… porque, cuando la demasiada ojeriza atiza a la ejecutiva venganza, con todo su poder sirve el vengativo a su enojo; tan sobresaliente es la indulgencia a la ira que no hay cosa que no emplee en su desfogación…>> (Antonio Pérez Ramírez, Armas contra la fortuna [1698], página 574).



     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: 10 de agosto de 2017).





lunes, 7 de agosto de 2017

FRONDÍFERO



Frondífero es adjetivo castizo, aunque no se halla en el DLE


 
     En el DLE falta el adjetivo frondífero, cuyo significado es ‘que tiene, da o produce hojas’.

     Algunos diccionarios distintos del de la Academia lo incluyen, ya que procede del latín y se usa en nuestro idioma desde la época clásica.

     Así, el escritor Juan de Mora lo empleó en su obra Enigma numérico predicable [1678]:

     <<… han ofrecido en anagramas misteriosas siete frondíferas coronas con que ilustrar la majestad religiosa del jardín floresciente de Domingo…>> (página 102).

     En la edición de 1682 está en la misma página.


     También se halla dicho adjetivo en la traducción de la Eneida, de Virgilio, hecha por Juan Francisco de Enciso Monzón [1698]:

     <<Cuando remite el ímpetu furioso/ el mar, y en las frondíferas clausuras/ de cuantos troncos da la selva amena/ ni Bóreas brama ni Aquilón resuena>> (página 78, columna 2).



                                                                            Fuentes:

      Fichero y NTLLE de la RAE (fecha de consulta: 7 de agosto de 2017).

      Libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: la misma).



 

miércoles, 2 de agosto de 2017

ENNUBLECER



Anublar, nublar o ennublecer


      En América, además de los verbos nublar y anublar, suele oírse ennublecer –principalmente, con el sentido figurado de ‘menoscabar la fama, ofuscar, turbar’-.

      No se halla en el DLE, aunque es vocablo castizo, como acredita el escritor clásico Antonio Pérez Ramírez, quien lo usa un par de veces en su obra Armas contra la fortuna [1698]:

      <<De ti arroja los gozos,/ los temores consume,/ los dolores despide,/ de la esperanza huye./ La mente se ennublece/ y a prisión se reduce/ si, de estos dominada/ afectos, se perturbe>> (página 380).

      <<Otros se afligen por la bajeza de los bienes de naturaleza o fortuna; la obscuridad de los progenitores a muchos les engendra dolor, como si las propias virtudes no pudieran suplir a las ajenas hazañas. Más blasón es comenzar por sí a esclarecerse que depender de los ajenos hechos para la aceptación, demás que el bajo nacimiento es en muchos óbice de la altivez, cuando otros muchos, con esta y la viciosidad, ennublecen a los que les ennoblecen…>> (página 494).



     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: 2 de agosto de 2017).




jueves, 27 de julio de 2017

INTERPUNCIÓN



Interpunción no es anglicismo, sino vocablo castizo.


     El sustantivo interpunción (que es el nombre que reciben los símbolos, marcas o signos de puntuación que se ponen dentro de un trozo de texto para separar sílabas, palabras u oraciones) no se halla en el DLE, pero tiene mucho uso –sobre todo, en el campo de la epigrafía-.

     Aunque en inglés se dice interpunction, el vocablo no se puede echar a anglicismo porque pertenece a nuestro idioma desde la época clásica. Vemos un ejemplo de su uso en la obra Portugal convencida, de Nicolás Fernández de Castro [1648]:

     <<Porque afeita a su modo el texto, quitando y poniendo puntillos y anteponiendo las comas, como que diga así: “El padre, si tuviere el reino cuando hubiere muerto el hijo, téngale después el nieto; y después, los hijos de los hijos para siempre jamás”. Pero conocerá la fealtad que se esconde debajo deste emplasto cualquiera atención moderada, porque, ultra de que Antonio Brandao (autor o promovedor de la patraña de las Cortes de Lamego), cuando llegó a este lugar, le leyó y apuntó como hemos dicho, dándole la explicación y interpunción que después ha placido a sus portugueses y que siempre obsta la cláusula siguiente, que después del primogénito llama al segundogénito, ¿quién hay, pues, tan ciego que no vea que la trova del Velasco con que enmienda y remienda el texto es un retruécano (o, hablando en castellano menos puro, acaso porque vino del Algarbe el uso destos circunloquios que no dicen nada) una algarabía y jerigonza?>> (página 330).

     Usa también el término varias veces José de Moret en sus Congresiones apologéticas sobre la verdad de las <<Investigaciones históricas de las antigüedades del reino de Navarra>> [1678].

      <<Y su traducción lo arguye de manifiesto, pues lo traduce así: “para aprender la gramática oyó a Pedro Pisano, diácono -y luego, con interpunción de dos puntos-: ya viejo, en las demás ciencias oyó a Albino, que tenía por sobrenombre Alcuino, que también era diácono y natural de Bretaña…” >> (página 44).

     <<… si quisiera poner en esa misma segunda clase a Álava, Vizcaya, Aragón y las demás, corriera mencionándolas con la misma cláusula y debajo del mismo verbo “populantur”. No lo hace, sino que entra con interpunción y nueva cláusula y con partícula causal, dando razón de la distinción que hacía…>> (página 104).

      <<Y, para colorear estas imposturas, truncada cuidadosamente en ambas partes la partícula causal “namque” con que D. Sebastián daba razón de la distinta clase que entraba a hacer de Álava y las demás provincias, atravesada una maligna interpunción en medio de la cláusula que corría, y con ella derramadas tinieblas a la luz clara del texto de D. Sebastián y nuestra traducción…>> (página 111).



     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: 25 y 27 de agosto de 2017).



jueves, 20 de julio de 2017

ESPLENDORIZAR



Esplendorizar es hacer resplandecer.



     El verbo esplendorizar significa ‘hacer resplandecer, dar lustre y brillo’.

      La Academia, aunque no lo incluye en el DLE, ofrece dos citas que acreditan su casticidad. Ambas están sacadas de El discreto [1646], del escritor clásico Baltasar Gracián:

      <<Rey es de los montes el celebrado Olimpo, no porque se descuella sobre los más erguidos, obligación de la superioridad; no porque se ostenta a todas partes, objeto de imitación, la grandeza; no porque es el primero que esplendorizan los solares rayos, centro del lucimiento, la majestad…>>

      <<Esta es, ¡oh, cultísimo realce del varón discreto!, tu esplendorizada prosapia>>.

      La primera de estas citas se halla también, copiada, en la censura de la obra Sermón fúnebre en las exequias de la serenísima señora doña Mariana de Austria, de Diego García [1697].

      Y en Armas contra la fortuna, de Antonio Pérez Ramírez [1698], leemos dos ejemplos más:

     <<… todos los días se nos ofrece a los ojos este esplendorizante planeta, que preside, como rey, en la república de los astros; bien que, para franquearles sus esplendores, para moderar esta interior bulla y tabaola de afectos, nos dio Dios por gobernadora a la razón…>> (página 134).

      <<Son también provecho de las comunidades las bajas ocupaciones; y, aunque la errada aceptación de los hombres las obscurezca, el buen manejo las esplendoriza…>> (página 180).

      No se ha dejado de usar desde la época clásica.
 


                                                                        Fuentes:

      REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CORDE) [en línea]. Corpus diacrónico del español. <http://www.rae.es> [Fecha de la consulta: 20 de julio de 2017].

      Fichero y NTLLE de la RAE (fecha de la consulta, la misma).

      Libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: la misma).





martes, 18 de julio de 2017

MALÉDICO


Malédico o maldiciente


     Malédico es adjetivo de origen latino que significa lo mismo que 'maldiciente'.

      En el DLE falta tal vocablo, aunque la Academia lo conoce, ya que en su CORDE ofrece la siguiente cita del escritor clásico Alonso López Pinciano:

      <<Será, pues, la sátyra vn razonamiento malédico y mordaz hecho para reprehender los vicios de los hombres>> (Filosofía antigua poética [1596]).


          Y más citas se pueden hallar en los libros antiguos:

      <<Los hombres malédicos, que hablan en daño de sus prójimos, que juran y perjuran el nombre de Dios…>> (Bartolomé de Carranza, Comentarios sobre el catecismo cristiano [1558], página 115 vuelta).
 
     <<… hácese el cuerdo a la parte del malédico, aprueba sus tachas –que esto suele ser la mejor ganzúa para extraer todas las entrañas del maldiciente-…>> (Antonio Pérez Ramírez, Armas contra la fortuna [1698], página 47).

     <<… y con el arrimo de la autoridad que citan son demasiadamente malédicos en lo que dicen: con la ocasión de haber oído una, enredan hasta ciento, y el remate de su murmuración es la aseveración del irrefragable testimonio “el señor D. fulano lo dijo”…>> (ibídem, página 76).


     Hoy en día aún se oye.



                                                                     Fuentes:

     REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CORDE) [en línea]. Corpus diacrónico del español. <http://www.rae.es> [Fecha de la consulta: 18 de julio de 2017].

     Libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: la misma).  



jueves, 13 de julio de 2017

ECUALIDAD, INECUALIDAD



Ecualidad, inecualidad



     El sustantivo ecualidad procede del latín; significa ‘igualdad, justa proporción, semejanza, equidad’.

     Ni ecualidad ni inecualidad (que significa lo contrario) están en el DLE, aunque se oyen a veces.

     El inglés tiene vocablos parecidos (equality, inequality), pero nuestros escritores clásicos certifican que no son anglicismos, sino palabras castizas:

     <<En los números para otro se halla la proporción, que se parte en primera y segunda. La primera contiene la proporción y la proporcionalidad común y propia; de la propia, la racional y la irracional; de la irracional, la ecualidad y la inecualidad; de la inecualidad, la mayor y menor>> (Cristóbal Suárez de Figueroa, Plaza universal de todas ciencias y artes [1615], página 66 vuelta -72 vuelta en la edición de 1629-).

     <<… que el color de cualquier rostro tiene su origen y emanación de la sobreabundancia de los humores o de la ecualidad o inecualidad dellos. De la inecualidad proceden los rostros morenos, trigueños, cetrinos, rubios, amarillos y blancos>> (Esteban Pujasol, El Sol solo y para todos Sol [1637], página 79).

     <<La segunda especie desta virtud es la justicia distributiva, que dice cierta equidad entre el todo y las partes según la dignidad de las personas, porque, aunque los bienes de la república son la materia desta virtud –que son del príncipe y sus súbditos- y todos tengan igualmente derecho a ellos, no se dividen con esa ecualidad, sino según la dignidad y calidad de las partes>> (Pedro de Quintanilla y Mendoza, Arquetipo de virtudes, espejo de prelados [1653], página 72).

     <<… es un ajustarse por vía de participación sobrenatural la naturaleza divina con la humana, así que es un género de ecualidad de naturalezas>> (Juan Bautista Sorribas, Sermones varios con apéndices cuadragesimales para las ferias mayores de la Cuaresma [1668], página 152, columna 2).



     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: 13 de julio de 2017).
 



lunes, 10 de julio de 2017

DISTURBACIÓN






     El sustantivo disturbación (‘destrucción, ruina’) es de origen latino. No está en el DLE, aunque se oye a veces en América.

     En inglés se dice disturbation, pero no por ello hemos de echar el vocablo a anglicismo. El escritor clásico Nicolás Fernández de Castro acredita su casticidad:

     <<… si los efetos de la profecía son enemistades, guerras, desolamientos de reinos, disturbación de las provincias, descaecimiento de la cristiandad, hipócrita y mercenario es; lobo es por definición del mesmo Cristo>> (Portugal convencida [1648], página 994).


     Texto sacado de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: 8 y 10 de julio de 2017).



lunes, 3 de julio de 2017

CICATRICOSO


Cicatricoso


     En el DLE no se halla el adjetivo de origen latino cicatricoso (‘que tiene cicatrices’), aunque se empleó antiguamente, como vemos en la obra del escritor clásico José de Ormaza El sabio dichoso y político infeliz [1672]:

     <<Con esta marca recibían el nombre que en todas edades y gentes introdujo la necesidad de alguna seña con que conocerse; y era bien se estampase, como sello, con aquella marca cicatricosa. Tomose todo el dolor Cristo en la circuncisión, que dejó cortada, y dionos toda la autoridad en el anillo del corte…>> (página 90, columna 1).

     Hoy lo usan solamente los botánicos. 


     Texto sacado de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: 3 de julio de 2017).



jueves, 29 de junio de 2017

TEMPORA MUTANTUR

    
     Ha pasado un año desde que los ciudadanos del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte decidieron dejar la Unión Europea; y, en este tiempo, algunos -pocos- se han hecho la misma pregunta que yo me hice entonces: ¿qué será del idioma inglés en las instituciones comunitarias?


El inglés no siempre ha sido la lingua franca


     Aunque, a causa de la potencia de los Estados unidos, es improbable que la lengua de Shakespeare pierda peso en el mundo -Europa incluida-, lo que más me sorprende es que a algunos de mis compatriotas tal cosa -tan remota- les disguste. No esperaba que reflexionaran sobre si ello redundaría en beneficio del español, ya que los de la piel de toro tenemos en muy poco lo nuestro; pero podían haber aprovechado la ocasión para insistir en la necesidad de aprender <<idiomas>> -en plural- y, así, proponer que, de ahora en adelante, nos centráramos en estudiar francés y alemán (que son, además del inglés, los idiomas de trabajo de la UE).
     Pero a nadie se le ha ocurrido esto último. Antes bien, parece que nos estamos convenciendo de que todo siempre ha sido como hoy -y que, por tanto, el inglés ha sido siempre la lingua franca-: como si las generaciones anteriores, que estudiaron francés, no hubieran dicho que este idioma era la lengua universal; como si el latín no hubiera tenido la misma consideración en la Edad Moderna.


     Artículo relacionado: Brexit (24-06-2016).



sábado, 24 de junio de 2017

CATERINA, CATARINA


Catalina, Caterina o Catarina



CATERINA


     El antropónimo femenino Catalina es el más usado en español. A veces se oye Caterina, que algunos deben de echar a anglicismo, aunque lo cierto es que siempre se ha usado en nuestra lengua.

      Hallamos infinitos ejemplos en las obras de los clásicos.

      Así, en el poema Isidro, de Lope de Vega [1599]:

      <<A Bárbara y Caterina…>> (página 247).

      <<La que a los montes, que espanta,/ las pirámides levanta/ por Cleopatra y Caterina,/ una humana, otra divina,/ dos veces famosa y santa…>> (página 101).

      En otro poema de Lope, Triunfos divinos [1625], también leemos:

      <<Gloriosa viene Caterina santa/ del desposorio y del anillo de oro...>> (página 32 vuelta).


     Caterina también lo emplea el escritor clásico Francisco Cascales en sus Discursos históricos de la muy noble y muy leal ciudad de Murcia [1621]:

      <<Convento de Santa Caterina del Monte.- Este convento se fundó, año 1441, al pie de una sierra, una legua escasa de Murcia, con la advocación de santa Caterina; y, por eso, se llama Santa Caterina del Monte…>> (página 270 vuelta, columna 1).


     Más ejemplos nos los da la obra Relación del milagroso rescate del crucifijo de las monjas de San José de Valencia, que está en Santa Tecla [1625], de Antonio Juan Andréu de San José:

      <<Estos años atrás, a instancia de la serenísima duquesa doña Caterina de Austria…>> (página 31).

      <<Este ejercicio del templo interior es el que enseñó Jesucristo a su esposa santa Caterina de Sena…>> (página 152).

      <<… quemar, como hechicera y maga, a la doctísima y prudentísima virgen Caterina…>> (página 170).


  CATARINA


     Además de Catalina y Caterina, los hispanohablantes decíamos Catarina. Hoy está en desuso, pero eso no le quita la casticidad.
   
     Se hallan también muchos ejemplos en los libros antiguos:

     Así, Bartolomé Valperga publica en 1617 Vida, muerte y milagros de la bendita virgen sor Catarina Tomasa, natural de Mallorca, obra en la que emplea Catarina por Catalina.


     <<Mandó el emperador Maximino fabricar una rueda con muchas navajas para que, dando vueltas, despedazase a S. Catarina alejandrina>> (página 232).

      <<… en Bolonia, el cuerpo de santa Catarina virgen…>> (página 244).

      <<Hubo en Roma una insigne ramera, llamada Catarina, muy celebrada  por su hermosura…>> (página 339).
  


     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: 22, 23 y 24 de junio de 2017). 


lunes, 19 de junio de 2017

FLUMÍNEO

Flumíneo es adjetivo castizo, sinónimo de fluvial.


     Flumíneo es adjetivo de origen latino que significa lo mismo que 'fluvial'.

     No se halla en el DLE, pero siempre lo han usado los poetas.

     Hallamos un ejemplo en la obra del escritor clásico Antonio Pérez Sigler Metamorfóseos del excelente poeta Ovidio Nasón, traducidos en verso suelto y octava rima:

     <<… las riberas de Esperquio también arden/ y, por doquier que lleva su corriente/ el Tajo corre el oro entre los fuegos;/ y las flumíneas aves que, cantando,/ las riberas meonias celebraron,/ se abrasaron en medio de Caístro>> (página 34 vuelta de la edición de 1580; página 37 de la edición de 1609).


     Textos sacados de libros de dominio público: de la Biblioteca Virtual del Patrimonio Bibliográfico -perteneciente al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte- y de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: 19 de junio de 2017).




martes, 13 de junio de 2017

HORRÍFERO



Horrífero es vocablo procedente del latín; significa horrible y espantoso



     Horrífero es adjetivo que procede del latín y que significa ‘horrible, espantoso’.

      Tuvo algo de uso en el español clásico:

      <<De la muerte la memoria,/ aunque diforme y horrífera,/ no la alteró ni en humanas/ alabanzas se movía>> (Juan Fernández de Ledesma, Historia virginal, traducida de verso heroico latino en romance [1627], página 176).
 
     <<Con uno y otro horrífero bramido/ la fiera atruena los floridos suelos…>> (Juan de Moncayo y Gurrea, Rimas [1652], página 131).
 
     <<… que les estaba publicando la desesperación con escuadrones tumultuosos de pesares y horríferos batallones de martirios>> (José Penso de la Vega, Rumbos peligrosos [1683], página 70).
 
 
     El vocablo no se halla en el DLE, pero lo emplean aún los poetas.


 
     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: 13 de junio de 2017).



miércoles, 7 de junio de 2017

EXPOSTULACIÓN


Expostulación significa petición, instancia, reclamación, queja



     La palabra expostulación procede del latín. Significa ‘petición, instancia, reclamación, queja’.

      No se halla en el DLE, aunque tiene algo de uso. Además, es vocablo que se empleó en la época clásica.

     Hallamos varios ejemplos en el discurso compuesto por el P. Pedro de Avilés, provincial de la Compañía de Jesús en Andalucía, por sí y en nombre de su provincia, en el pleito con Juan del Espino, a mediados del siglo XVII:

      <<Esta misma proposición dijo Antonio Arnaldo, calvinista francés, en el libro intitulado Cathecismus Iesuitarum, como la refiere Richeomo en la expostulación que presentó al Parlamento de Francia, c. 60, que decía: “Iesuitas non esse religiosos”. Y en otra parte la llama “sectam, superstitionem exitialem, novam & maleficam”: refiérelo la expostulación en el c. 94>> (número 282).

     <<El mismo, en otro libelo que refiere la expostulación alegada, cap. 24, llama a la Compañía "ruina rerum publicarum et excidium">> (número 302).
 

     En la obra Progresos de la historia en el Reino de Aragón [1680], de Diego José Dormer, también hallamos un ejemplo:

     <<Después de haber comenzado de leer nuestra Historia aragonia, compuesta por V. M., por el libro que envió a monseñor reverendísimo, yo le escribí una expostulación a Zaragoza por el disfavor que se me ha hecho en que, siendo yo tan servidor de V. M. y tan interesado en este negocio, no se tuviese cuenta conmigo en la repartición de sus trabajos, tan eruditos y tan provechosos>> (página 436, columna 1).


     Este vocablo también lo tienen los anglosajones -expostulation-, bien que, como vemos, el que los hispanohablantes lo usemos no puede echarse a anglicismo. 


     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: 6 y 7 de junio de 2017).



miércoles, 31 de mayo de 2017

COMPLEXIÓN


Complexión tiene sentido figurado: se aplica también al terreno


   El sustantivo complexión, según el DLE, designa, principalmente, el <<conjunto de las características físicas de un individuo, que determina su aspecto, fuerza y vitalidad>>.

     Tal definición solamente se refiere a personas; pero a veces se emplea la palabra para hablar de suelos o tierras, lo cual no puede considerarse incorrecto, ya que lo mismo se hacía también en la época clásica:

      <<… y les decía que iban mal mostrados de Italia –que está toda poblada y plantada-, mas que los campos de Asiria y de Arabia son muy de otra complexión o temple…>> (Juan de Pineda, Monarquía eclesiástica o Historia universal del mundo [1576], parte I, página 1440-1441, columna 2; en la edición de 1588 está en la parte I, página 361, columna 2; en la edición de 1606 está en el volumen II de la parte I, página 299, columna 1; la edición de 1620 es igual a la anterior).

     <<Explicábase este privilegio de la benignidad de los astros, de la buena complexión del terreno o de otro arcano influjo con el mote in me non mea fundo venena>> (Francisco de Montalvo, Noticias fúnebres de las majestuosas exequias que hizo la felicísima ciudad de Palermo, cabeza coronada de Sicilia, en la muerte de María Luisa de Borbón [1689], página 86).



                                                                                  Fuentes:
 
     RAE, Diccionario de la lengua española (consultado el día 31 de mayo de 2017).

     Libros de dominio público de la BDH y GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: la misma). 
 


viernes, 26 de mayo de 2017

PERVICACIA, PERVICAZ


Pervicacia es obstinación; pervicaz es obstinado.




     Pervicacia es vocablo puramente latino que significa ‘obstinación’. No se halla en el DLE de la Academia, bien que tiene algo de uso en español desde la época clásica:

      <<Así que hay apetito de venganza -que se llama ira-, hay apetito o codicia de tener -que se llama avaricia-; hay apetito o deseo de vencer comoquiera –que se llama pervicacia-; hay apetito y ansia de gloriarse o jactarse –que se llama jactancia-…>> (Antonio de Rois y Rozas, traducción de La Ciudad de Dios, de san Agustín [1614], página 404, columna 1. En la edición de 1676 está en la página 304, columna 1).

     <<… pero la malicia y pervicacia de aquellos dos portentosos monstruos de la Francia gótica, Pelagio y Eladio, desenterraron y sacaron de los infiernos esta herejía…>> (Oración evangélica o sermón que predicó el padre maestro fray Bartolomé de los Ríos y Alarcón […] a 17 de diciembre de 1643 [1644], página 16).



     Al sustantivo pervicacia le corresponde el adjetivo pervicaz, que tampoco está en el DLE.

     <<Por esta causa, pues, se ha de huir, como de pestilencia, de los hombres que, con arrogante y pervicaz ingenio, ponen escrúpulo en las tradiciones antiguas, pidiendo nuevos testimonios en confirmación suya...>> (Diego Murillo, Fundación milagrosa de la capilla angélica y apostólica de la Madre de Dios del Pilar [1616], página 8, columna 2 in fine; página 9, columna 1).


                                                                               Fuentes


RAE NTLLE (fechas de consulta y enlace: 25 y 26 de mayo de 2017).

Libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: las mismas).





sábado, 20 de mayo de 2017

VESTIGIOSO


      En el DLE hallamos el adjetivo vestigial, que tiene el significado siguiente:

     <<Que queda como resto de algo que ya ha perdido su función. Órgano vestigial>>.
  




      El adjetivo que no hallamos es vestigioso, que se oye a veces –sobre todo, en América- y con un sentido más general.

      Es vocablo antiguo. Ya se usó en la época clásica, como muestra esta cita:

      <<… soy la que menos sabe, aunque la que más desea saber: decoroso estímulo que, ardentísimo, me inflama a que siga por la literaria palestra las siempre vestigiosas huellas de tantas que, con incansables cursos, ganaron de las manos del aplauso el victorioso palio de las letras>> (Isabel Correa, prólogo de su traducción de Il pastor fido, de Giovanni Battista Guarini [1694], página 7).



Fuentes:

Diccionario de la RAE (consultado el 20 de mayo de 2017).


Libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: la misma).



NO APRENDEREMOS



Eurovisión es Anglovisión


     Tras el gran fracaso de España en Eurovisión, a pesar de haber llevado parte de la cancioncilla en globish, no es de esperar que los anglomaníacos se alteren o reflexionen: se consolarán pensando que nuestro representante lo hizo mal o que la letra de la composición era inadecuada.

     Tampoco los turbará que Portugal haya ganado cantando en su propio idioma –romance, como el nuestro-.
  
     Nuestros anglomaníacos nos han encajado en el cerebro que, si no se canta en la lengua de Shakespeare, es imposible ganar. Que Portugal lo haya conseguido no importa, porque Eurovisión ya se ha vuelto, a los ojos de todos, Anglovisión. Por otra parte, nos han convencido de que no debemos usar nuestra lengua, sino la inglesa, fuera de España, lo cual es contradictorio con lo que nos repiten también a todas horas: que es imprescindible hablar idiomas extranjeros. ¿Por qué, entonces, solamente quieren que hablemos inglés? Y, respecto de Eurovisión, ¿por qué a nadie se le ha ocurrido que cantemos en francés, portugués, ruso o alemán?



 

domingo, 14 de mayo de 2017

LIBIDINEZ


Libídine o libidinez. Ambas son voces españolas.


     En el DLE hallamos el sustantivo libídine ('lujuria, lascivia'); pero no libidinez, que se oye a veces.

     Certifican que es voz española los escritores de la época clásica:

     <<… ocasionado con la sobreabundancia a otra tanta libidinez y lujuria>> (Esteban Pujasol, El Sol solo y para todos Sol [1637], página 75).

     <<Cuán dada estuviese Afra, que así se llamaba aquella pecadora, a los viles gustos de la carne colegirse fácilmente puede de ser víctima consagrada a las públicas libidineces…>> (Juan Gaspar Roig y Jalpí, Resumen historial de las grandezas y antigüedades de la ciudad de Gerona [1678], página 24).



     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: 13 y 14 de mayo de 2017).


 

miércoles, 10 de mayo de 2017

LEXICONISTA


Lexiconista o lexicógrafo


     La voz lexicógrafo lleva en el Diccionario de la lengua española desde el siglo XIX. La que no hallamos es lexiconista, que se oye a veces.

     Tal voz está bien formada. Además, es antigua: la usó el escritor clásico Juan Gaspar Roig y Jalpí en su obra Epítome histórico de la muy ilustre ciudad de Manresa [1692]:

      <<… que toda esta fuerza tiene la palabra diruta, derivada del verbo diruo, cuya propia significación, según todos los lexiconistas, es ‘destruir, derribar, asolar’…>> (página 189).



     Texto sacado de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: 10 de mayo de 2017).



jueves, 4 de mayo de 2017

DESASUSTAR



Desasustar es verbo español, bien formado y antiguo



     Desasustar es verbo que se oye a veces. Por su formación, aunque falta en el DLE, se echa de ver que lo que significa es 'hacer que alguien se reponga de un susto que ha recibido'.

     Su uso en nuestro idioma es antiguo, tal como acredita el escritor clásico José Laínez en su obra Daniel, cortesano en Babilonia [1644]:

     <<Et ego scio (le consuela y desasusta)…>> (página 234, columna 1).

     <<Cuando, habiendo escapado Noé de aquella universal inundación, donde todo viviente mortal pasó su trago de fortuna, le desasusta Dios y asegura el recelo de otro diluvio con pintarle el arco o iris en las nubes>> (página 263, columna 1).

     <<Ya se imaginaban destrozados por los monstruos y se les antojaba Egipto un paraíso en contraposición. Ni hacían parangón la fertilidad de la tierra, cuyos ríos eran leche, y los arroyos de miel. Sobresaliendo el miedo, no divisan a Dios ni les desasusta tan soberano capitán a la presencia imaginada de monstruos referidos>> (página 295, columna 1).



     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: 4 de mayo de 2017).



jueves, 27 de abril de 2017

INTERMEZCLAR



     En algunas partes de América se oye el verbo intermezclar en lugar de entremezclar.

  

intermezclar o entremezclar




     Intermezclar, aunque no está en el Diccionario de la lengua española que publica la RAE, es vocablo antiguo y castizo. Lo acredita el escritor clásico Diego de Ufano en su obra Tratado de la artillería [1613]:

     <<Pero, en cuanto a lo que toca a los carros de municiones, no se intermezcla con ellos ningún otro carro ni bagaje…>> (página 111).

     <<… meter los carros en su puesto y orden y donde les toca; tener mucha cuenta que en el camino no se intermezclen y embaracen unos con otros…>> (página 145).



     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: 27 y 28 de abril de 2017).
 




sábado, 22 de abril de 2017

PERPETUIZAR


Perpetuizar o perpetuar


     El verbo perpetuizar se oye raramente –tanto en España como en América- en lugar de perpetuar, que es el más común.

     No se halla en el DLE, pero certifican su casticidad los autores de la época clásica:

     <<… esparciendo tus ínclitas memorias,/ que archivarán leales corazones,/ perpetuizando, eterna, su grandeza…>> (Real academia celebrada en el Real de Valencia, palacio de las SS. CC. MM. de los SS. Reyes de Aragón [...] a los años de Carlos II [1669], página 39).

     <<Dignamente grabó el buril de la inmortalidad en la lámina del tiempo el celebrado nombre de Simónides, cuyo sutil ingenio inventó artes, dispuso reglas y ajustó modos para perpetuizar las noticias en los archivos de la memoria…>> (Auto glorioso, festejo sagrado con que el insigne colegio de la preclara arte de notaría celebró la canonización del señor san Luis Bertrán [1674], página 7).

     <<… porque lo que tan eruditamente dice perpetuice las noticias a diligencias de imborrables moldes y no carezcan los venideros siglos de lo que gozamos los precedentes…>> (Aprobación que dio fray Félix Rol a la obra de José Massot Compendio historial de los ermitaños de nuestro padre san Agustín del Principado de Cataluña [1699]).

     <<… para publicarlo todo con sus escritos y dejarlo perpetuizado a los siglos todos>> (Francisco Garáu, Ejercicios del cristiano ansioso de su salvación, obra póstuma [1733], página 116).


     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: 22 de abril de 2017).




lunes, 17 de abril de 2017

DELIRACIÓN


Deliración (delirio) no es anglicismo, sino voz castiza.


     Deliración es vocablo sinónimo de delirio. No lo hallamos en el DLE, aunque tiene algo de uso -sobre todo, en América-.

     El que los anglosajones digan deliration podría mover a alguien a pensar que hay que echar tal voz a anglicismo, lo cual es un error, ya que deliración procede del latín y hace mucho tiempo que se emplea en nuestro idioma:

     <<Todos de aqueste universo hablaron/ y varias sentencias del mesmo pusieron,/ porque ignoraron y nunca supieron/ principios y causas de su creación;/ de donde procede su deliración/ y cosas risibles que algunos dijeron>> (Compendio de toda la filosofía natural de Aristóteles [1547], página 6 del proemio).

    <<… suele sobrevenir enajenación de juicio, deliración o frenesí…>> (Juan de Figueroa, Opúsculo de astrología en medicina [1660], página 124 vuelta).



     Textos de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: 16 y 17 de abril de 2017)




miércoles, 12 de abril de 2017

CRUCIFICAMIENTO



Crucificamiento vale por crucificación



     Estos días de la Semana Santa oímos mucho el término crucifixión; en algunas partes también se oirá algo crucificamiento, vocablo antiguo que todavía se sigue usando.

     Aunque falta en el DLE, es voz castiza. La empleó Francisco Pacheco –maestro y suegro de Velázquez- en su obra Arte de la pintura, su antigüedad y grandezas [1649]:

     <<… que quién sabe si hizo para este lienzo Tintoreto algún cartón pintado de blanco y carmín a olio, como yo he visto y tenido parte dél, para un crucificamiento copioso que anda en estampa suyo>> (página 339).

     <<… era un crucificamiento de Cristo entre los dos ladrones, la Virgen y San Juan al pie de la cruz, y muchas figuras pequeñas por lejos…>> (página 458).


Fuentes

     Definiciona.com. Definición y etimología de crucificamiento (página consultada los días 11 y 12 de abril de 2017).

     Libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: las mismas).



jueves, 6 de abril de 2017

TRASLUMBRE


El sustantivo traslumbre es castizo. Vale por traslumbramiento.


     En el DLE hallamos el sustantivo traslumbramiento, correspondiente al verbo traslumbrar; pero no traslumbre, que se oye algunas veces.

    Sin embargo, este otro sustantivo es antiguo y castizo. Vemos dos ejemplos de su uso en la obra del escritor clásico José Laínez Daniel, cortesano en Babilonia [1644]:

    <<… reverberan no sé qué señas en los ojos y en las cejas y en todo el rostro del hombre -que son traslumbres de sus afectos, huellas de la imaginación, centellas de lo más íntimo-…>> (página 121, columna 1).

   <<… despidiendo rayos que deslumbren, truenos que aturden, traslumbres que ofusquen…>> (página 454, columna 1).



Fuentes

     Diccionariofichero de la RAE (consultados el día 6 de abril de 2017).

     Libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: la misma).






jueves, 30 de marzo de 2017

INMISERICORDIOSO



Inmisericordioso es lo mismo que inmisericorde



      En el DLE hallamos los adjetivos misericordiosomisericorde e inmisericorde; aunque no inmisericordioso.

     Con eso, inmisericordioso debe considerarse vocablo castizo porque está bien formado (como todos aquellos a los que se les ha añadido el prefijo negativo in-); y, además, se usa desde la época clásica:

      <<Púsose a pensar muy de espacio cuán desdichada cosa era vivir de merced en casa ajena, donde el menor estorbo de un pobre triste es un grande embarazo para un rico inmisericordioso y soberbio…>> (Pedro Aristizával, Discursos morales y políticos sobre el cántico de Habacuc [1648], página 635, columna 2).

     <<¡Qué desagradecido e inmisericordioso es el corazón de algunos humanos…!>> (Juan Remírez de Arellano, República cristiana y destierro de los vicios [1662], página 67 vuelta).

     <<… impío, glotón, sensual, inmisericordioso, olvidado de Dios, ingrato…>> (Tomás Sánchez, Las seis alas del serafín [1679], página 102, columna 1).


     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: 30 y 31 de marzo de 2017).